Perspectivas de los sectores

Construcción y Bienes Raíces

Cuestiones Clave para el Sector que se reflejan actualmente en la selección de riesgos

Los últimos 18 meses han sido difíciles para el sector de la construcción e inmobiliario, que históricamente ha sido muy sensible a los ciclos económicos. La desaceleración económica provocada por la pandemia de COVID-19 ha provocado el retraso, la suspensión y la cancelación de proyectos en todo el mundo. Al principio, afectó a todos los tipos de construcción, pero 18 meses después el impacto es desigual. La actividad de la construcción comercial en los sectores que han prosperado durante la pandemia, como la tecnología, la distribución, las ciencias de la vida y la sanidad, se ha recuperado e incluso se ha acelerado. Por otra parte, la actividad de la construcción en sectores más discrecionales, como el comercio minorista, la hostelería, el alquiler de oficinas y los viajes, aún no ha alcanzado los niveles anteriores a la pandemia. La industria se enfrenta a un riesgo importante de escasez de materiales y de talento debido a las restricciones de movilidad causadas por la pandemia. Este riesgo se ve agravado por el incierto ritmo de la recuperación. Se necesitan pruebas de que la pandemia está bajo control (por ejemplo, pruebas de altas tasas de vacunación con vacunas de alta eficacia) para obtener apoyo y acelerar el despliegue de las inversiones. Los 10 principales riesgos elegidos por los encuestados del sector reflejan fielmente la situación actual.

Sorpresas en los 10 Principales Riesgos Seleccionados

La pandemia de COVID-19 es un acontecimiento decisivo, y la mayoría de los principales riesgos del sector inmobiliario y de la construcción, como la escasez de suministros, el riesgo de liquidez y la escasez de fuerza laboral, derivan de ella. Por ejemplo, el aumento de la exposición a los riesgos cibernéticos a causa del acceso de los trabajadores del conocimiento a redes domésticas menos seguras ha tenido un gran impacto, lo que ha obligado a las empresas a aumentar la inversión en infraestructuras de seguridad. El orden general de los 10 principales riesgos en 2021 en comparación con el 2019 es el esperado; sin embargo, la percepción del riesgo varía ligeramente de una región a otra. Por ejemplo, en Asia la fuerza laboral local cualificada y los materiales disponibles se ajustan al tipo de proyectos realizados, aunque puede que este no sea el caso en otras regiones. Por otra parte, los fracasos importantes de proyectos han salido de la lista de los 10 riesgos principales este año. En un sector que se percibe como de alto riesgo debido a los riesgos físicos inherentes al trabajo de la construcción, resulta algo sorprendente que cinco de los 10 principales riesgos en la construcción sean financieros. Además, habríamos esperado que el riesgo normativo y legislativo se incluyera en la lista de los 10 principales riesgos del sector de la construcción a nivel mundial, puesto que los países emergentes necesitan una considerable inversión gubernamental en infraestructuras.

Los Riesgos más Infravalorados

Podría decirse que el riesgo de la pandemia y la crisis sanitaria debería ser el primer riesgo que afecta al sector, dado que muchos otros de los 10 principales riesgos derivan directamente de él, como la escasez de suministros, el riesgo de liquidez y la escasez de fuerza laboral. Aunque esperamos que sea una consideración de riesgo a corto plazo, su impacto actual es fundamental. El cambio climático parece ser un riesgo infravalorado, ya que los grandes proyectos de infraestructuras (por ejemplo, la construcción de centrales eléctricas, puertos, carreteras y ferrocarriles) podrían verse enormemente afectados por fenómenos meteorológicos extremos. La escasez de fuerza laboral ocupa un lugar destacado (el número siete), pero podría situarse incluso más arriba. Las empresas se están embarcando en más megaproyectos (proyectos valorados en más de 1.000 millones de dólares), lo que supone una importante presión sobre la capacidad de la mano de obra cualificada. Esto es especialmente cierto cuando los lugares de construcción están alejados de los grandes centros de población. La creciente complejidad de los proyectos y el aumento de la volatilidad como consecuencia de las condiciones meteorológicas extremas agravan aún más el riesgo de la mano de obra. Por último, teniendo en cuenta la expansión mundial del sector inmobiliario y de la construcción, así como la creciente inestabilidad política en los países en los que son más comunes los proyectos de infraestructuras con un alto nivel de capital invertido, habríamos esperado que los encuestados del sector situaran el riesgo político en un nivel más alto.

Desafíos a los que se enfrentará el sector en los próximos 3 años y qué pueden hacer las organizaciones para afrontarlos

Este sector seguirá fluctuando a medida que los cambios en la economía creen nuevos riesgos. La tendencia al teletrabajo y al trabajo por contrato está aumentando la demanda de contratos de alquiler más cortos y oficinas más pequeñas, lo que está afectando a las principales fuentes de ingresos. Las empresas seguirán explorando nuevas formas de diversificar los ingresos, como los préstamos financieros y los servicios tecnológicos, incluidos los análisis de datos. El comercio electrónico seguirá afectando al sector inmobiliario comercial. Con la disminución de la demanda de tiendas físicas, las empresas inmobiliarias y los promotores están encontrando nuevos usos para los espacios comerciales convencionales, como utilizarlos como lugares de entretenimiento, restaurantes, instalaciones sanitarias, etc. En respuesta a la recuperación en forma de "K" de la pandemia, con diferentes partes de la economía que se recuperan a ritmos diferentes, múltiples gobiernos de todo el mundo están planeando grandes inversiones de estímulo en infraestructuras. Los sectores que se benefician de las tendencias económicas impulsadas por la pandemia (por ejemplo, la tecnología, la atención sanitaria, los productos farmacéuticos y la logística) también están tratando de invertir en gastos de capital para afianzar el éxito logrado en los últimos 18 meses. Ambas tendencias aumentarán las oportunidades de construcción, pero el reto vendrá a la hora de seleccionar proyectos rentables, asegurar una compensación basada en el valor creado y gestionar un entorno de riesgo más complicado a lo largo de este proceso. Los gestores de riesgos del sector de la construcción deberían tener en cuenta la posibilidad de adquirir una cobertura de seguro; existen soluciones completas o parciales para algunos de los riesgos del sector que ocupan las primeras posiciones de la lista, como los ciberataques, la interrupción de negocio y el riesgo político. Por ejemplo, el seguro paramétrico cubre el riesgo de interrupción de la construcción debido a un clima inesperado. Los principales riesgos, como la escasez de materiales y de talento, seguirán planteando retos al sector de la construcción, lo que obligará a las empresas a tomar medidas para mitigarlos.

Cómo los nuevos retos exigirán que las empresas cambien sus métodos para abordar la gestión y mitigación de riesgos

Las organizaciones constructoras e inmobiliarias tendrán que contar con mejores procesos y sistemas para adaptarse a las futuras cargas de trabajo en lo que respecta a los materiales, la fuerza laboral y la financiación, y tendrán que ser muy hábiles en la gestión del riesgo para intensificar sus actividades. En medio de la creciente complejidad global, la convergencia de los factores de riesgo y la creciente integración entre las líneas de cobertura, los agentes del sector de la construcción tendrán que considerar el riesgo de forma multidimensional en lugar de por línea de cobertura. Las principales empresas ya han adoptado este enfoque y han obtenido mejores resultados. Combinando estrategias de mitigación de riesgos tradicionales e innovadoras, incluyendo el arbitraje de riesgos, las empresas pueden mejorar sus resultados. La protección contra los ciberataques y la protección de la propiedad intelectual se convertirán en verdaderos retos a medida que la industria siga aumentando su adopción de tecnologías digitales disruptivas, incluyendo, por ejemplo, el modelado de información para la edificación y los drones. Por último, el acceso al capital de inversión puede depender de la capacidad de las empresas para articular y poner en práctica programas medioambientales, sociales y de gobernanza.

Top 10 Riesgos actuales

Riesgos futuros

Entre el 2024

Perspectivas de los sectores

Energía, servicios públicos y recursos naturales

©2021 Aon plc. Todos los derechos reservados | Contacto | Privacidad | Legal